La Perejilera, Fuente del Caldero y la Picota

LA PEREJILERA, FUENTE DEL CALDERO Y LA PICOTA.

Ruta de circular de  11.3 km en las cuales caminaremos por las riveras de los ríos mas importantes de la Villa, el Duratón y el Caslilla. No encontramos prácticamente indicaciones ni carteles que nos muestren el camino, tan solo en varios puntos del primer tramo.

 

Track de la ruta: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11099035 (usted abandonará la Web inicial para iniciar la navegación en otra página ajena a Posadasanmillan.es)

Comenzamos saliendo de la Posada de San Millán y tomamos rumbo a la iglesia románica de la Virgen de la Peña, parada obligada para contemplar esta maravilla del románico. En la parte posterior, tenemos un mirador donde poder contemplar la primera Hoz que se forma en el Río Duratón y un fantástico paisaje. tomamos el camino que deja el cuartel de la guardia civil a la izquierda y continuamos caminando entre almendros hasta la puerta de la fuerza, una de las 7 puertas que antiguamente custodiaba la Villa de Sepúlveda. Desde aquí tenemos una fantásticas vistas y podemos contemplar el comienzo de la calzada romana

Tomaremos el camino que hay por la zona superior izquierda de la Puerta, camino llamado de la “Perejilera” (hay que superar un pequeño muro de piedra) y dejamos a mano derecha, mas abajo el Río Duratón. Vamos avanzando pegados al cortado lo que nos proporciona unas fantásticas vistas de los cortados y el cauce del río según vamos avanzando.

Comenzamos a descender por una ladera empinada en la cual hay que tener cuidado ya que el camino es casi inapreciable y en algún tramo tendremos que echar mano al suelo para descender entre las rocas hasta llegar a escasos metros del cauce del Río Duratón. Este tramo transcurre por la conocida Senda de los Dos Ríos,hasta llegar a una bifurcación en la carretera que nos lleva a cruzar por encima del túnel que atraviesa Sepulveda.

Seguimos por el cauce del río Caslilla, contemplando Sepúlveda desde abajo y dejando las huertas de la Villa a mano derecha. Mas adelante el camino nos recuerda a las Hoces de Río Duratón por su altas paredes de roca. Este camino es conocido como el “camino de la Fuente del Caldero”, ya que existe una fuente con ese nombre aunque actualmente apenas se puede ver debido a la maleza. Llegamos a un claro donde las paredes se abren y podemos ver alguna buitrera en la roca, visibles gracias a las típicas manchas blancas causadas por los excrementos de los buitres. A lo largo de todo este camino, abundan las choperas, que en otoño nos ofrecen unos colores impresionantes como en casi todos los alrededores de Sepúlveda. Tras este claro, a mano izquierda podemos ver la fuente conocida como “la Fuente de la Paja”, cuyo agua mana prácticamente al mismo nivel que escaso cauce del Río Caslilla.

Llegamos a un tramo abierto, sin apenas vegetación, donde abunda la tierra de labranza y tomaremos una senda que sube a mano izquierda, cruzando el río Caslilla, en este tramo, normalmente seco. La subida pedregosa puede hacerse dura, pero la recompensa de unas vistas poco conocidas de Sepúlveda, hace que merezca la pena. Descendemos por las calles del barrio mas alto de la villa, conocido como la Picota y pasamos junto a una de las iglesias románicas, La iglesia de San Bartolomé. Bajamos unas escaleras y nos encontramos con la Plaza y su castillo justo de frente.